La batalla de los relatos.-


El gobierno de la provincia de La Rioja anunció la suspensión por tiempo indeterminado del proyecto megaminero, cuyo contrato, firmado por una administradora cuyos Capitales  representan a la empresa transnacional minera Osisko INC.  Después de la masiva participación de miles de ciudadanos, en la tarde-noche del jueves 26 de enero que protagonizaron  una nueva protesta en contra de la explotación minera en el Famatina (http://www.elindependiente.com.ar/), y de  la reunión en horas de la mañana que sostuvieron la presidente  Cristina Fernandez de Kirtchner y el gobernador riojano Luis Beder Herrera (http://www.rioja24.com.ar/?p=35061).

 La trascendencia que el tema fue sumando a lo largo de los dias y que obligo a los medios locales y nacionales a reconocerlo en su importante dimensión, ante la constancia y firmeza con la que los vecinos de Famatina lideraron esta verdadera pueblada en favor de la tierra, del agua y del derecho de las ciudadanías a decidir como y que desarrollos quieren para sus comunidades y a exigir el respeto a las decisiones ciudadanas locales, pone de manifiesto el necesario debate que se debe nuestra sociedad en torno al modelo de  desarrollo que se pretende legitimar, como dinámicas que permitan sostener las actuales políticas económicas, pero a la vez, corrijan, profundicen  y mejoren las actuales situaciones en torno a una mejor y mas justa y equitativa distribución de las riquezas, y a las condiciones ambientales y humanas que motoricen tales dinámicas en cada una de las regiones de nuestra inmensa, bella y rica geografía. Seguir empecinados ciegamente en desarrollos basados en extracción primaria y exportación de productos básicos, no solo implicará la profundización de lo actualmente generado: Alta conflictividad social, probado daño ambiental y la profundización de dependencias externas y de sumisión a un mercado financiero que sólo resiste en función de los “respiradores artificiales” que como tales ofician prácticas inviables como la megaminería y las dinámicas de “sojización” y  relentizando las necesarias conversiones energéticas que produzcan menos daño ambiental, aún  a cuento de discusiones sobre los verdaderos impactos de tales consumos en los fenómenos climáticos, pero que a todas luces merecen su continuidad, no solo por tratarse de producciones mas amigables con los entornos geográficos y menos contaminantes de aguas, tierras y aíre; sino porque económicamente son menos costosas y reportan procesos nuevos que reconvertirán las estructuras económicas viejas, en nuevas formas que construyan caminos ciertos para terminar con la desigualdad que significa el sistema mercantil que sostiene las perversas condiciones globales del presente y que concentran en grupos muy pequeños la mayor cantidad de poder para tomar decisiones que afectan a las mayorías de las naciones y comunidades del planeta.

 

LAS IMPLICANCIAS DEL CONFLICTO COMO OPORTUNIDAD.-

 

      Es una Frase hecha, pero no por ello carente de verdad y pertinencia, que toda crisis ofrece una oportunidad para crecer y mejorar si se encuentran caminos comunes y superadores que integren a las partes de un conflicto en verdades mas altas que las encuentren superando enemigos o dificultades percibidos como comunes. Las capacidades que las nuevas tecnologías aportan a las ciudadanías globales, permiten comprensiones mas completas y complejas de los sucesos que nos importan y de la construcción de los relatos que explican de forma racional, comportamientos y causas del porque las cosas son como son y no de otra manera y porque los hechos suceden en las formas y direcciones que lo hacen.

     En estos sentidos se ponen a prueba muchas de las transformaciones sociales que la administración del matrimonio k han generado en las estructuras del país, como modificación cierta a dinámicas y acciones que se basaron en el modelo neoliberal que signó las políticas globales de la región durante los años 70 en adelante, primero mediante cruentas dictaduras, luego sometiendo a las democracias incipientes que rescataron formas mínimas de participación ciudadana en la construcción de su historia, a partir del voto, la recuperación institucional y de la política como herramienta viables desde su utilización a partir de esas institucionalidad en manos del estado, pero que quedaron presas de los intereses corporativos y las mentalidades de máxima rentabilidad y competitividad, que signó todos esos años con sus diversos gobiernos, traicionando todos y cada uno de los símbolos e idearios con los que generaban mayoritarias adhesiones populares, hasta la inevitable ruptura del 2001 y el “aggiornamiento” que en medio de tanta convulsión social, re-encauso en las mismas corrientes de lo viejo, los ríos de un estado pequeño, ineficiente, corrupto y sin capacidad real para modificar ninguna correlación de fuerzas, ni direccionar políticas transformadoras en direcciones diferentes a las que imponía el FMI y los organismos multilaterales de crédito, por medio de la Deuda Externa, que actuaba como un mecanismo de secuestro de las capacidades reales de desarrollo, redistribución con equidad y sentido de justicia social en las producciones de riqueza y condiciones de vida de nuestras ciudadanías en todo el territorio de nuestra nación.

 

La batalla de los relatos

 

      Como confirmación de que no existe una realidad absoluta sino relatos que la crean de acuerdo a percepciones parciales, retratos simbólicos y universos mentales complejos que aceptan como relatos ciertos explicaciones construidas de maneras colectivas, por las mayorías de los individuos de una sociedad determinada, la suspensión obedece a la estrategia del gobierno nacional y provincial -En este caso se puede hablar de una clara estrategia conjunta- de situar el conflicto en el terreno de estas construcciones. A tal fin, e inmediatamente luego de la decisión de suspender, se lanzó una campaña desde lo imperceptible hasta lo decididamente visible en torno a la idea de utilizar toda la capacidad comunicacional oficial para convencer a la ciudadanía de los bondades de tal actividad, de los beneficios que dejan al país y de los mitos que circulan “demonizando” falsamente tales prácticas. En esto, el gobierno se juega mucho mas que la cuestión de la minería porque instala la problemática en la esencia misma de la filosofía que sustento su gestión y sus crecientes grados de adhesión y popularidad: El respeto a la diversidad, Los Derechos humanos -y la comunicación e información como parte de esto-, y políticas de estados que busquen equilibrios basados en la equidad, la justicia social y el fortalecimiento de las instituciones.

      Al igual que con la 125, al situar la problemática a la consideración nacional, propone discutir los sustentos originales de su concepción de estado y de las dinámicas que propició de modos transformadores a partir del 2003, y que este estado de deliberación y debate y el nivel y alcance de los conocimientos socializados, permite vislumbrar un dura batalla desde las construcción y / o modificación de los idearios sociales y los imaginarios colectivos, ya no solo circunscriptos a la lógica de la temática minera, sino a la ideología misma de la gestión y el modelo aplicado y defendido por muchos de nosotros.

 

El árbol y el bosque

 

     Asistiremos en las próximas semanas y tal vez meses, a la disputa por imponer visiones en torno a estas prácticas altamente conflictivas y que visibilizan la complejidad de las dinámicas actuales.

     Entre los muchos relatos posibles, algunos aspectos deben ser mencionados como claves. Por un lado el peso del componente científico como argumento de validez universal a las “Verdades” cientificamente comprobadas y socialmente aceptadas como tal, que pondrán en la discusión, a favor de posiciones enfrentadas, tratando de demostrar la inocuidad y bondades de las prácticas a cielo abierto y el uso del cianuro, hasta las radicales posiciones del no a cualquier actividad extractíva , por probados daños ambientales y humanas de las acciones en esas direcciones.

     Los aspectos económicos no deben ser omitidos del debate, toda vez que involucrado en las dinámicas nacionales y globales y las políticas Nacionales y populares que signan la actual gestión y su clara posición mediadora en busca de equidad frente al embate de las grandes corporaciones económicas que actúan contra los estados nacionales y sus instituciones, y las perversas dinámicas financieras globales que motorizan el avance de estos emprendimiéntos en toda la Región latinoamericana.

     El derecho de las comunidades locales en conflicto con las demandas nacionales y globales para la producción y consumo es otra tensión o eje del conflicto que sin duda será desarrollado en las discusiones que ya comienzan a darse en foros, medios de comunicación y alocuciones públicas de diversos actores sociales con participación en el conflicto.

     Otras cuestiones no tan visibles, ni sustancialmente importantes en la superficie, emergen de la misma intención de partes por imponer su visión al resto de la ciudadanía y la consideración pública en general, y que tiene que ver con esta filosofía fundada en los derechos humanos, de los que la comunicación y la información forman parte insoslayable, y de las búsqueda de equidad, ahora no solo en aspectos prácticos y legales o políticos y de controles públicos o administrativos y financieros , o del ejercicio del poder, sino de los fundamentos mismos de la democracia en términos de igualdad y de poner a la política al servicio de los colectivos sociales y no como instrumento de un poder dominante sobre sus súbditos.

     En estas discusiones subyacentes se discuten las bases mismas de toda organización social que se pretende así misma democrática, plural y respetuosa de las diversidades y que intenta ejercer un poder legitimo sostenido en la legalidad y un orden institucional aceptado colectivamente y que propicia y dinamiza participaciones, aún a riesgo de la derrota de las propias concepciones.

 

El que pega primero ¿Pega dos veces?

 

     La inmediata reacción gubernamental en torno a situar la batalla en el plano de los conocimientos y de las subjetividades de lo real es a todas luces una movida de riesgo, teniendo en cuenta los altos índices de aprobación surgidos de las urnas, pero también -Y conocen los datos- la realidad que en esta temática en particular, tamaña adhesión se diluye y une a propios y extraños en posiciones mayoritariamente y en porcentajes altos, en contra de esta actividad y en contra de la posición que abiertamente a sostenido esta gestión desde sus inicios.

     A diferencia del conflicto suscitado con la ley de retenciones móbiles para el agro (La famosa 125), donde el gobierno se juego a favor de dinámicas anticorporativas y con intención de sostener precios internos y frenar el crecimiento abrumador de la Soja y sus intereses económicos y financieros transnacionales, hoy lo encuentra en la posición contraria y de allí que se explica el cambio de percepción en las estadísticas conocidas, y el límite que marcan a las adhesiones mayoritarias actuales, la no aceptación de contradicciones de tal magnitud y de que no son los votos cheques en blanco que se libran para que los gobernantes mayoritariamente apoyados, hagan con esas adhesiones, lo que se les ocurra. Salir a las argumentaciones de forma tan clara y contundente en cuanto medio surge la posibilidad de introducir desde los pequeños comentarios que sugieren que no hay contradicción entre la actividad minera y la producción agricola-ganadera, o que tratan de exponer las bondades del cianuro en los usos industriales, no hacen mas que exponer su debilidad de origen en la confrontación que se ha decidido librar. Esto, mas que un acto del que se pueda sacar ventaja, constituye una prueba elocuente del reconocimiento de la desventaja de origen.

 

No Hay mal que por bien no venga

 

     A tamañas dificultades, sin embargo le surgen otras que modifican algunos aspectos que antes de las elecciones parecían destinados al olvido y a la espera de mejores vientos. Sin embargo, la realidad legal e institucional presente, coloca el debate en términos constitucionales, en limitaciones ciertas del estado Nacional a actuar dentro del marco vigente, ya que la mayoría de los emprendimiéntos cuestionados (Salvo el emblemático corredor binacional de Pascua Lama), se inscriben en potestades de las gobernaciones provinciales y que reducen las intervenciones nacionales en estas gestiones, lo que provocan la emergencia de dos temáticas que parecían no tener espacio para su debate: La reforma constitucional y la Privatización del Petroleo y de la extracción de los combustibles fósiles, cuya explotación está gerenciada en manos de capitales privados. Potenciados por muchos aspectos comunes y algunas circunstancias coyunturales específicas de cada temática, ambas se colocan en el debate que, si se profundiza y alcanza los niveles de participación social y ciudadana y de sus colectivos organizados y se busca discusiones de fondo y no mediatizadas por disputas de poder y de intereses sectoriales como las que privaron en aquellos tiempos de la 125, será tal vez la punta de un Iceberg que propiciará un gran acuerdo nacional que signará las definiciones políticas y el modelo de Nación que queremos los argentinos para nosotros mismos y como aportes a la globalidad.-

 

El mal es real. Esta ahí y nos acecha.-

 

     Un aspecto clave para la superación de tamaña complejidad del conflicto declarado, lo constituirá, a no dudarlo, y siempre dentro de ese marco de construcción colectiva del relato que une percepciones históricas, interpretaciones del presente y miradas de horizontes posibles y deseables, y otros horizontes mas cercanos a la utopía y a la búsqueda de perfecciones de las que estamos humanamente lejos, será las interpretaciones y los roles que se les asigne a los actores sociales que intervienen en las dinámicas en conflicto; y por sobre todas las cosas, las percepciones de intencionalidades y adjudicaciones de responsabilidades que cada colectivo  adjudique a los otros y se asigne a si mismo, como construcción de una Psico-sociología que permita identificar cuales son los peligros reales de los mitos y cuales los límites que la realidad impone separándolos de aquellos autoimpuestos por la falta de asumir riesgos y buscar creativamente soluciones mas altas que superen los conflictos de base.

     Hay peligros reales que están agazapados y que se sostienen de los pasados recientes y de la situación global que emergen por primera vez, con mayor claridad y pierden su protección buscada desde la no emergencia pública y desde el poder que brinda tener altas capacidades de decisión sobre las dinámicas en conflictos y que estas no aparezcan visibilizadas o que no surjan como propias sino asociados a otros actores que la diluyen y la colocan en un segundo plano, cuándo en realidad son los protagonistas primeros y responsables claves de tamañas conflictividades. Estamos hablando de actores sociales que tienen sus actores reales en las personas de carne y hueso que deciden, por voluntad propia y porque tienen la capacidad de hacerlo, de no exponerse públicamente y generar actores secundarios que aparecen protagonistas y que les representan en intereses, pero lo niegan en las comprensiones de sus existencias como los principales actores en el ejercicio de sus capacidades de poder real dentro de las reglas de juego de esta Anarco capitalismo financiero, que somete a naciones y empobrece y saquea pueblos y territorios. En la medida que el debate alcance a visibilizar a quienes actuán desde la sombra ejerciendo las mayores capacidades para definir dinámicas y sostener direcciones, quienes deciden intencionadamente jugar con los excedentes de capital en favor de mayor rentabilidad y optimizar ganancias a como de lugar, comenzaremos a visibilizar de maneras diferentes a los actores y el juego, porque desde una mirada mas elevada se percibiría al estado -Y no el gobierno- como el terreno de las luchas por las herramientas, A los medios de comunicación e información y a las plataformas digitales como escenarios propicios para la liberación de esta batalla por la construcción de lo real y lo deseable, a las ciudadanías con sus diversidades, contradicciones, fortalezas y debilidades desde las articulaciones mayoritarias que seamos capaces de construir, a las corporaciones y transnacionales que manejan capitales y excedentes e imponen al resto sus visiones de competencia, defensa a ultranza de los intereses corporativos y del ejercicio indiscriminado del poder, en contra de los intereses ciudadanos y de las necesarias transformaciones que, en este punto, no permiten visionar retrocesos de los cambios históricos ya iniciados; y al gobierno como emergente circunstancial de un liderazgo, que como ya lo anunciará en la última reunión del G20, exigirá de los líderes políticas resolver la cuestión de fondo de apoyar las transformaciones sociales necesarias o jugar del lado del 1% mas poderoso y someterse al juicio de los pueblos y la historia.-

Anuncios

Acerca de cyberduende

Andando utopías. Construyendo proyectos. Amando el camino de los intentos.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s