Las TIC y una nueva dimensión de sus potencialidades: Convergencia de contenidos


 

     Cuando se habla de convergencia, como una de las capacidades y características de las TIC, se hace referencia, casi con exclusividad, a la convergencia de medios, es decir a las aplicaciones y tecnologías que permiten que diarios y medios gráficos, radio, TV., cine, diversas expresiones culturales y artísticas se fusionen en una única plataforma común que permite, además, la posibilidad de interacción de los usuarios finales de los productos así transportados, con la sola posesión de algún aparato que permita conexión en red. Sin embargo, a mediados del año 2010, comienzan a darse, a partir de esa convergencia de medios, una espectacular sucesión de manifestaciones sociales impulsadas por las sociedades en redes, que provocan participaciones nuevas en las disputas por el poder, al interior de cada comunidad y nación, pero que su socialización a nivel global, genera reacciones ante problemas similares y comunes, en las mismas direcciones, generando procesos nuevos, iguales o no tantos pero complementarios en la construcción de nuevos idearios colectivos que alcanzan, por la magnitud, la velocidad de transmisión y esa superación de las barreras espaciales y geográficas, reacciones comunes en tiempos muy cortos. Esto genera una nueva dimensión del aporte de las TIC para la transformación de las sociedades: Lo que podríamos denominar una Convergencia de Contenidos. Esto implica una nueva estructuración de las sociedades globales en torno a una deconstrucción de aquella idea de Mac Luhan: “La aldea global”, en nuevas dinámica que resultan, al mismo tiempo, en globales y locales convirtiendo a los colectivos locales en aldeas con contenidos globales convergentes y que se van adaptando y realizan aportaciones mutuas y caracterizaciones propias a partir de las diferencias, pero que desnudan las causas profundas y complejas que construyeron las estructuras económicas, políticas, militares, mediáticas y educativas que sostienen las vergonzosas transferencias de recursos de las mayorías planetarias a pequeños grupos locales y globales que concentran para sí, la mayor parte de los recursos de valor, simbolizados en el dinero, los activos circulantes y la propiedad privada de los medios de producción de bienes y servicios, de comunicación e información y de las organizaciones políticas que a través de los sistemas de educación y de generación de conocimientos, ocultaban, sostenían y legitimaban este estado de cosas.

     Las acciones masivas de las llamadas nuevas ciudadanías, expresadas en los movimientos de la Primavera Árabe, de los indignados Europeos y de las agrupaciones anti-Wall street en EEUU, sumados a las crecientes movilizaciones en México, reclamando el cese del estado de guerra Urbana que propuso el poder político de aquel país como camino para enfrentar el grave flagelo del narcotráfico institucionalizado en aquel país, mas las protestas por acceso gratuito a la educación en Chile y a ala educación Universitaria en Colombia, mas los movimientos de las comunidades originarias en toda la América reivindicando sus derechos a la tierra, al sostenimiento y preservación de sus formas culturales y en especial a la contraria idea de desarrollos que destruyen los ambientes naturales y los ecosistemas, en aras de un desarrollo de probado nivel de incompatibilidad con niveles de consumo menos exacerbados y que no dañen los equilibrios naturales poniendo en peligro, ya no solo las condiciones de vida del planeta para generaciones futuras, sino para las ya presentes, están provocando una nueva dimensión de esta característica de las TIC de convergencia en redes de Bits y conocimientos globales: La convergencia de contenidos.

      Un nuevo impulso, que significará seguramente un hito en estas transformaciones históricas, lo constituyó la primera manifestación coordinada en forma global a través de las redes sociales, en lo que se dio en llamar el 15.0, que convocó a movilizaciones multitudinarias en mas 80 paises del planeta y mas de 1200 ciudades en el mundo que unieron sus voces en protestas callejeras, reclamando el urgente cambio de las estructuras y entidades económicas y financieras, que se perciben como las principales responsables de las actuales situaciones criticas en el planeta y de esa aberrante concentración de riquezas y recursos que genera hambre y pobreza, a través de modificaciones de las estructuras políticas tradicionales y de la no reivindicación de la violencia como herramienta para alcanzar esos objetivos, para que las actuales autoridades nacionales y globales den respuestas satisfactorias a estas demandas ciudadanas, y permitan intervención real en la toma de decisiones a estas nuevas ciudadanías en construcción en formas democráticas mas directas y participativas.

      Estas nuevas formas de participaciones colectivas, a modo de una segunda Revolución francesa devenida en global a partir de las TIC, apuntan a tomar las actuales bastillas representadas por el poder corporativo financiero internacional visibles en las Bancas internacionales y las bolsas de comercio internacional que juegan a la ruleta con las riquezas y los trabajos de todas las poblaciones del planeta. Pero a diferencia de aquella revolución burguesa en la Francia del siglo XIIIV, no se trata de tomarlas por asalto sino de recuperar la participación social en formas nuevas que se apropien de la política como instrumento genuino de construcción colectiva, de manera de encauzar democracias mas reales e inclusivas de las nuevas participaciones, como camino legítimo de transformación social. Se trata, de alguna manera, de externalizar socialmente, lo que se esta haciendo casi naturalmente, a partir de la sociedades en red, transformar en colectivo lo inidvidual, fundamentar lo nuevo en construcciones colectivas que resumen idearios y deseos socialmente dinamizados y acordados de formas mas participativas y, fundamentalmente corriendo el eje de la centralidad de tales construcciones, de los aspectos de valor económico y obtención de rentas de forma diferencial, en la centralidad del ser humano como parte de un sistema planetario vivo e integrado, que requiere de participaciones inteligentes de todas y cada una de las comunidades humanas que, organizadas de manera particulares y diferentes entre sí, respetando sus culturas diversas y sus formas distintas, como parte particularmente valiosas que aportan a las construcciones globales.-

      Todo esto esta construyendo una nueva dimensión que nos exige nuevas categorías conceptuales para comenzar a construir universos simbólicos que le den sentido y orientación a las expectativas de estos colectivos que articulan las dimensiones reales y virtuales, locales, nacionales, regionales y globales, en nuevos modelos de organización social que se articulan en nuevas construcciones que desde concepciones democráticas y apropiación de lo político y de las TIC, como herramientas de transformación social y orientan las profundas modificaciones estructurales del Capitalismo histórico construido bajo la influencia de la Revolución científica, primero e industrial después, que dio origen a las democracias tal cual las conocemos en el presente y a las conformaciones de los estado-nación y a las estructuras económicas que se visualizan como desviación de las aspiraciones genuinas de una humanidad colectivamente integrada y respetuosa de las diversidades, buscando equilibrios por caminos no violentos y sujetos a confrontaciones, sino de diálogos y acuerdos globales que permitan distribuciones mas equilibradas, sostenibles y equitativamente repartidas entre los colectivos humanos.

      Es interesante, en estos sentidos, comenzar a profundizar los análisis y las reflexiones sobre estos nuevos contenidos convergentes, productos de esta nueva dimensión de la convergencia en TIC, para poder visualizar de algún modo racional, como se van estructurando formas, discursos, organización, distribución de roles y concentración de poder capaz de ir generando los cambios estructurales que estas dinámicas preanuncian claramente, a través de las aportaciones reales, en las calles y en la política, en lo local y nacional; y las participaciones activas virtuales y reales que desde nuevas concepciones de lo político como herramienta de transformación, comienzan a darle visibilidad real en las estructuras de decisiones globales a estas nuevas participaciones ciudadanas así originadas. De como se traducen en políticas concretas y sociales, en gestos reales , políticos y relevantes, estas participaciones ciudadanas con la articulación de sus nuevos idearios producto de esos contenidos convergentes que circulan alimentando estás dinámicas a través de las comunicaciones en red y los nuevos conocimientos que de esta manera, construirán los relatos , que las articularán en formas nuevas de participaciones y decisiones de los rumbos globales, nacionales y locales, dependerá en buena medida el grado de profundización de los cambios estructurales que se vienen y que aún no están explicitados.-

      Lo que está claro es que este 15.0 señala un punto de inflexión en las nuevas construcciones y que las dinámicas que se están generando desde la utilización de las TIC para la convergencia de contenidos, han comenzado a producir una nueva dimensión de las construcciones colectivas que complementen herramientas virtuales en procesos de creciente e innovadoras interacciones sociales, dotándolas de contenidos específicos generales y globales a las participaciones locales con sentido de orientaciones planetarias de los colectivos humanos que ingresan a las participaciones globales por la disputa del poder, la construcción de democracias mas inclusivas y procurando las herramientas que surgen del conocimiento y los desarrollos hasta aquí alcanzados en la construcción de un sistema global nuevo que redistribuya mas equitativamente, con sentidos solidarios y de respeto a las diversidades culturales y las construcciones locales, nacionales y regionales, que recuperan la política como herramienta de transformación social y formas mas directas de participación real y virtual como mecanismos para resolver conflictos y superar los postulados del capitalismo histórico en formas que aunque aún no claramente visualizadas y definidas, comienzan a crear nuevos universos simbólicos e ideoloógicos que articulan lo complejo y lo concreto, lo real y lo virtual, lo global y lo local de modo de darle contenido y direcciones ciertas a las nuevas instancias de acciones colectivas. La revolución global ha comenzado y no podrá ser detenida.-

Anuncios

Acerca de cyberduende

Andando utopías. Construyendo proyectos. Amando el camino de los intentos.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s