CIUDADES INTELIGENTES, TERRITORIOS INTELIGENTES: LAS TIC COMO HERRAMIENTA POLITICA.-


  En los nuevos escenarios que se proponen a partir de las TIC, surge una idea con varias direcciones de acción posibles y con contenidos políticos que surgen de algunas prácticas probadas exitosamente en alguna de las áreas de gobierno, el concepto de ciudad inteligente, ciudad digital o Smart cities, como nuevo paradigma a seguir para canalizar los aportes de las tecnologías de comunicación e información a los servicios concretos, que desde un municipio, pueblo o ciudad, se le puede brindar a sus ciudadanías, para sostener adecuadamente el funcionamiento de esa comunidad humana, desde la práctica de la gestión pública y desde las orientaciones políticas que justifican y le dan contenido simbólico a esas prácticas. Esta temática, que desde lo técnico se define como orientaciones de e-gobierno o e-gobernanza y que se viene propiciando y promocionando como aporte de las TIC a las definiciones de políticas públicas, desde entornos Universitarios y de organismos internacionales que van dibujando los idearios globales, y que van lentamente, siendo adoptados en diferentes dinámicas y sectores de acción de municipios, gobiernos provinciales y nacionales e instituciones afines a la política o desde las universidades de ciencias sociales, humanidades y ciencias políticas y por supuesto desde los centros de investigación y atención de dinámicas TIC, que emergen aportando herramientas para todas las áreas de conocimiento y actividad del ser humano, de la que estas, específicamente, no podían quedar ajenas, especialmente porque son áreas donde se puede actuar en experiencias reales, en función de idearios colectivos que apunten a mejoras concretas en la calidad de vida de las personas y de sus agrupamientos humanos y en la toma de conciencia y búsqueda de soluciones reales a los problemas que tales agrupamientos provoca y genera, de maneras mas racionales, optimizando recursos y mejorando resultados, apuntando a procesos que puedan escalar globalmente en modelos de soluciones reales a la problemática de la gestión publica de estos agrupamientos.

     Las actuales sociedades de la información, como escala previa a la construcción de verdaderas y genuinas sociedades del conocimiento, importan transformaciones aún no bien visualizadas de todas las organizaciones humanas del planeta. Esta primera distinción es clave, para no confundir caminos y herramientas con los objetivos a alcanzar. Las TIC, en el presente, están propiciando un extraordinario fenómeno de socialización y universalización de los conocimientos acumulados a lo largo de toda la historia humana que comenzó su difícil tránsito de construcción simbólica de sus presentes y pasados y sus orientaciones hacia el futuro, a través de los primeros pictogramas, como inició de un proceso de comunicación que signó el devenir del conocimiento humano desde esa percepción que inicia un lento y largo camino de acumulación, no necesariamente calificado como avances o retrocesos, lo que implica desde el origen, algún tipo de discusión sobre jerarquías, sino mas bien con sentido de encadenar experiencias y tomar las percepciones que, en relación a cada momento histórico, surge como útil para la comprehensión de razones y causas y facilitan acciones para mejorar situaciones y alcanzar deseos y saciar necesidades con menores esfuerzos, lo que emerge como historia y transmisión de esos conocimientos que vienen o surgen nuevos o rescatados de tiempos anteriores. Tanto los relatos del pasado, como los del presente, significan procesos de interpretaciones nuevas de hechos y sucesos de otros tiempos, otros individuos y otras formas de relaciones grupales, tribales, comunitarias y sociales. Otras cosmovisiones y maneras de pensar y pensarse al interior de las relaciones dadas y establecidas en cada contexto. A los sucesos mas o menos probados como ciertos, desprovistos de cualidades y clasificaciones, los entendemos como dato o información, y es esto lo que esta siendo universalizado en el presente, por esto hablamos de las actuales sociedades de la información. El conocimiento implica el trabajo de darle sentido a esa información. Y ese sentido, que siempre se le asigna de forma natural, el sentido común, la intuición, las percepciones, son siempre aportes individuales que se convierten en verdades colectivas cuándo son tomadas como verdad o modificadas y convertidas a través de un trabajo de racionalización critica de la información, y que es transportados unos a otros por medio de los diversos mecanismos de comunicación, que significa la sola transmisión de esas racionalizaciones individuales, puesta en simbologías que mas o menos puedan ser captadas y recibidas de la misma forma y con los mismos significados por todos. Esto es: Si yo dibujo un lápiz, todo el mundo que haya utilizado, visto percibido o experimentado algún tipo de información acerca de la existencia de ese objeto llamado lápiz, entenderá a que objeto me estoy refiriendo, aún cuando se lo nombre de manera diferente o las experiencias hayan sido con un objeto no exactamente igual, pero si que es de fácil asociación con este. Del mismo modo, la sola referencia a la palabra o algún gesto que refiera a su forma o su función, me referirá al objeto en cuestión y tendré conocimiento de a que se esta refiriendo o que objeto esta en ese proceso de ser comunicado. Pero el solo reconocimiento del objeto, no es sinónimo de conocimiento, si no existe un trabajo colectivo previo de aceptación común de esa referencia simbólica, y no solo referido al objeto en sí, que solo limitaría la decisión colectiva de seleccionar el símbolo, a gustos o elecciones de alguno sobre otros posibles, sino a sus significados y a su importancia colectiva, en las construcciones de los lenguajes, primero, y de los contenidos valorativos, de cualidades o jerárquicos, después. En estas construcciones aparece casi naturalmente el tema del poder. La capacidad de darle nombre a algo o a alguien, es el primer indicio del poder de un individuo sobre otro o sobre los objetos y las construcciones simbólicas de esos otros y de esos objetos, y es en estos escenarios donde se construye el verdadero sentido de lo colectivo y donde emerge, en esencia, el verdadero conocimiento. De aquí la importancia de la educación y de la ciencia, como caminos aceptados por todos para que puedan ser mostradas estas construcciones y podamos libremente resolver de formas mas horizontales y participativas esa distribución del poder, que confirma que ningún ser humano del planeta, como ningún sistema vivo o no vivo del planeta, puede existir en si mismo, sino es en relaciones dinámicas y sociales, que tienden a equilibrios sostenidos de esa manera. Por eso hablamos de sociedad de la información y no del conocimiento, porque en esta etapa de los desarrollos presentes, lo verdaderamente socializado son los datos y la información, aún con mucho por diferenciar y separa de las épocas anteriores que están dejando de ser y que todavía mezclan en consientes individuales y colectivos, mucho de sus construcciones históricas a partir de las formas aún vigentes de educación, de prácticas sociales y científica y por supuesto de ejercicio del poder.

     Para construir sociedades basadas en el conocimiento, es imprescindible transitar estas etapas híbridas de medias transformaciones entre los universos simbólicos construidos por las viejas estructuras de poder humano -Socialmente aceptado como bueno, como evolución natural de los acontecimientos o como hechos ajenos a nuestras reales capacidades de intervención y acción inteligente- y las nuevas concepciones que emergen como resultado de esta socialización universal de la información, de carácter libre y en claves de datos que pueden ser fáciles de medir, ponderar, clasificar, jerarquizar y definir de maneras diversas, orientaciones, pertinencias y relevancias que construirán, a través de la aceptación de lo nuevo y de los cambios que van surgiendo bajo su influencia, en estos escenarios de cambios constantes donde es clave la apropiación critica de los datos, para darles sentido simbólico y construir nuevas orientaciones que desde lo colectivo, vayan permitiendo tomar decisiones consientes, en función de los conocimientos que nos transformarán en verdaderas sociedades del conocimiento.-

     En estos sentidos, el concepto de ciudades inteligentes o ciudades digitales, emergen como nuevas construcciones simbólicas, de estas transiciones necesarias, para determinar prácticas y distribuir socialmente el poder de tomar decisiones consientes para el diseño de esas construcciones simbólicas y reales de futuros posibles y deseables. Que esto se pretenda desde una nueva valoración en sentido positivo de la gestión política y de la definición de políticas públicas como un marco de referencia organizativo e institucional de instancias colectivas capaz de conducir estos procesos de transformación, apropiándonos críticamente de las TIC y sus capacidades y potencialidades , para que nos ayuden a desarrollar conocimiento y a definir orientaciones, inducir y canalizar recursos y optimizar resultados, fomentando las necesarias sinergias individuales y de organizaciones sociales y grupos de bases, que intervengan en las complejidades de la construcciones colectivas, generando redes inteligentes de actores inteligentes, asumiendo roles activos y participativos en la toma de decisiones de todo cuanto tenga que ver con el funcionamiento concreto de sus entornos y con la posibilidad de contar con libre circulación de información para generar los conocimientos necesarios para esas participaciones ciudadanas, es un dato en si mismo importante, y digno de prestar serena y reflexiva atención a cuento, no sólo de las situaciones presentes, sino de las realidades recientes que se perciben como escenarios superados o superadores de instancias anteriores a los que no se quiere regresar o de las que queremos salir y transformar positivamente, y mirando hacia delante, con muchos aspectos trascendentes que deben ser considerados y orientados de modos mas equitativos y participativos, acordes a estos nuevos paradigmas en construcción.-

II

     De estas visualizaciones de las TIC aportando como instrumento político y de construcción política, a las construcciones simbólicas, ideológicas, delimitaciones nuevas de lo posible y de las planificaciones prácticas de gestiones que ayuden a minimizar tiempos, esfuerzos, recursos y percepción de posibles dificultades y resultados no deseados de tales gestiones, las así entendidas ciudades digitales, aparecen como un cumulo disperso de experiencias con algún grado de éxito. Pero mas como un cumulo de expectativas fundadas en las bondades tecnológicas de las posibles utilizaciones innovadoras, como dinamizadoras de estas transiciones de las sociedades de la información a verdaderas sociedades del conocimiento.- Sin embargo, no es lo tecnológico lo verdaderamente trascendente de estas interpretaciones y utilizaciones, sino el nuevo sentido práctico que se le asigna a su utilización por parte de la administración y gestión de políticas públicas atendiendo a re-conceptualizaciones críticas constantes en función de definir objetivos colectivamente percibidos como necesarios y posibles, y en la deconstrucción de realidades para conversiones en nuevas realidades socialmente percibidas como superadoras de formas anteriores.

     En esta línea de razonamiento, las actuales prácticas permiten comenzar a percibir elementos para análisis que ayuden a comprensiones mas amplias dentro de los encuadres actuales y que ayuden a seguir avanzando en estas direcciones, asumiendo de maneras mas responsables y consientes las complejidades de estas dinámicas y las capacidades que estos mismos desarrollos están provocando en nuestras mismas mentes y en nuevas capacidades cognitivas que estamos desarrollando a partir de acceder a construcciones de pensamiento y abstracciones simbólicas mucho mas complejas y que implican un cambio cualitativo de nuestras capacidades de acceso a conocimientos complejos estructurados de formas diferentes y mas completas, como capacidad humana superior a la de etapas anteriores de nuestro desarrollo como especie.- Esto último implica la comprensión de procesos que no solo están modificando las construcciones sociales y las organizaciones humanas a todo nivel, sino que nos están modificando a nosotros mismos como una especie distinta de la biodiversidad del planeta, dotándonos de capacidades mayores a la de tiempos anteriores, en nuestras construcciones simbólicas y reales (Concretas y virtuales) y nuestras intervenciones capaces de transformar, ya no solo a nuestro entorno y al ejercicio del poder sobre el espacio físico (y sobre otros seres humanos), sino a nosotros mismos como seres racionales capaces de percibir y conocer estas verdades de forma compleja y comenzar a construir realidades superadoras de estas, con dinámicas inclusivas, que permitan horizontalidad y participaciones crecientes en las tomas de decisiones, y en las modificaciones de nuestras organizaciones humanas y sus formas. Saciar necesidades, colmar deseos y articular utopías y futuros posible y alcanzables a partir de actividades racionales, inclusivas, que repartan mas equitativamente los resultados de los esfuerzos así dinamizados.

     De estas primeras reflexiones y de una revisión de algunas experiencias y esbozos de programas en ejecución y /o planificación y con algunas mediciones ya existentes en cuanto a impacto, nivel de participación ciudadana y evaluación de objetivos presupuestos al inicio de dichas experiencias surge una primera distinción entre aquellos procesos aportados para la acción directa y práctica de la gestión, desde instrumentos de e-gobierno y las construcciones simbólicas e ideológicas que las definen y orientan a priori, o surgen de estas como modificaciones dialógicas en sentidos y direcciones diferentes, a veces contrarias y otras complementarias, pero ambas como componentes de un poder real o simbólico de representación de las expectativas ciudadanas en función de solucionar problemas, mejorar servicios, propiciar desarrollos individuales, familiares, o grupales y de intereses diversos, según las asociaciones por objetivos de la sociedad civil, objeto de las políticas públicas y receptoras del ejercicio de ese poder delegado, según el ámbito de la práctica y sus relaciones recíprocas y complejas con las otras. A modo de simple mención de algunas de las iniciativas, tomamos notas de experiencias en la mejora en cuanto a organización vecinal para la comunicación y la participación de las ciudadanías en las problemáticas barriales, la atención mediante participación ciudadana del cuidado y de la circulación de la información para la prevención o el sostenimiento de algún servicio público (Permisos de obras para actividades profesionales, luminarias de las calles, sistemas de seguridad con participación de los vecinos.), plataformas de información para mejorar la transparencia en el manejo y la toma de decisiones en torno a los fondos públicos y la administración económica de los municipios y sus instancias de gobierno. Instrumentos que ayudan al intercambio entre la demanda de los ciudadanos hacia el poder político y la necesaria articulación de este para la atención y la adecuada respuesta y canalización en procura de posibles soluciones de esas demandas, etc….

Estos elementos aparecen expuestos en el siguiente diagrama:      Relacionado con esto, los idearios de formulaciones críticas desde otras orientaciones y postulando dinámicas con idearios diferentes o construcciones simbólicas distintas, como alternativas políticas posibles a las ejecutadas en la actualidad, y que funcionen a la ves como control de las direcciones presentes y como alternativas de construcciones futuras diferentes a las direcciones futuras de esos presentes, aparecen como modelos de alternativas políticas viables y positivas en el juego de construcciones no absolutas, críticas y democráticas en construcciones de los nuevos idearios colectivos e ideologías políticas que se vayan articulando en torno a expectativas diferentes a los rumbos construidos desde las gestiones en ejercicio, permitiendo democracia real al sostener modelos diferentes de construcciones presentes y futuros posibles, desde ideas o construcciones simbólicas distintas, articulando escenarios de democracia real. Esto sería como parte de un primer y necesario acuerdo nacional que contemple, aquellas cuestiones comunes a todos y aquellas políticas que deben quedar como idearios fuera de confrontaciones y que aseguren las mínimas dignidades y los mínimos derechos y obligaciones fundamentales como plataforma de lo que común tenemos como humanos y como colectivo nacional en un espacio geográfico soberano, y que no pueden quedar en meras formas institucionales o en textos sin su traducción a políticas básicas y comunes que todas las construcciones que se diferencien, sostengan como plataforma básica común de sus acciones. Esto es la necesaria separación de las políticas de estado, de aquellas que se dejen libres al juego de las diferencias en un entorno democrático libre y participativo.-

III

     Así propuestas como categorías para comenzar a cargar de contenidos reales a partir de las conceptualizaciones y puestas en prácticas de las TIC al servicio de dinámicas de gestión desde las diferentes instancias de gobierno, aparecen elementos comunes y diferenciales que podemos ir puntualizando para una aproximación crítica al estado embrionario de estás dinámicas.-

Estos elementos se pueden ir explicitando a partir de una ampliación del esquema anterior, atendiendo a los elementos que orientan las prácticas de planificación de proyectos en general, tratando de señalar las diferencias que permiten las nuevas tecnologías:

     Dentro de esta percepción dinámica, expresada en el cuadro de flujos precedente, podemos ir incorporando los contenidos tecnológicos, los actores, los contenidos ideológicos, simbólicos, las herramientas políticas, las ingenierías de gestión y planificación y los conocimientos relevantes y pertinentes para la generación de nuevos conocimientos a partir de la reutilización de la información y de los datos ya existentes , para nutrir el sistema. Tanto en los procesos de gestión, como de comunicación e información de esta, como para la construcción de idearios, como construcciones políticas alternativas a las gestiones presentes, en el sentido de construcciones alternativas a las del ejercicio del poder, como parte de las dinámicas democráticas de participación popular.-

     Una aproximación que surge, casi de sentido común, es que toda esta nueva percepción es posible a partir de un cambio real que se da en los escenarios actuales y que tiene que ver con la centralidad puesta en los procesos de conocimiento, información y comunicación que posibilitan las TIC, como corrimiento de la centralidad de lo económico en los paradigmas que prevalecieron hasta no hace mucho tiempo.- El conocimiento, la comunicación y la información aparecen desplazando a los aspectos económicos, incluyendo su existencia como una parte de las cuestiones a tener en cuenta, pero no la única. Ni siquiera la mas importante o de mayor relevancia, toda ves que es posible diseñar acciones y planificaciones optimizando los recursos existentes e innovando sobre plataformas tecnológicas gratuitas o de muy poca inversión inicial para su constitución, realizando formulaciones nuevas en la utilización de los recursos existentes en función de nuevos direccionamientos de la acción que optimicen resultados, reduzcan los costos y mejoren las prestaciones.

     Un segundo aspecto es el énfasis puesto en los aportes individuales a las construcciones colectivas, apareciendo lo colectivo, no como resultado de las libertades individuales sino como complementos alimentados recíprocamente: No hay libertad individual posible en contextos colectivos que no garanticen el mismo nivel de libertad a todos y cada uno de los ciudadanos. De igual modo, esta libertad es imposible de ser alcanzada, si las formas colectivas que sostenemos como sistema, no favorecen libertades individuales puestas al servicio de la libertad colectiva como expresión inclusiva y democrática fruto y sostén de aquella. Esto permite plantear el tema de los recursos humanos, no con un sentido deshumanizante de apropiación de lo individual para causas colectivas donde lo individual queda enajenado y sustituido por valoraciones de otros, aún siendo estas consientes y mayoritariamente sostenidas y aceptadas, sino como el aprovechamiento que de las capacidades individuales libremente ofrecidas por el individuo en su compromiso responsable por construir lo colectivo y participar activamente de su construcción, permite que se le enseñe a mejorar sus aportaciones en función del rol que se le ha asignado y que libremente a aceptado cumplir en esas construcciones sociales. En este sentido, hablar de optimización de recursos humanos, implica la puesta en valor de los conocimientos y la capacidad de los individuos en su valiosa condición de ser humano racional, creativo y capaz de aprehender de otros y enseñar a otros, mejorándose a sí mismo y mejorando sus aportaciones a lo colectivo ayudando a mejorar a otros en las mismas dinámicas de construcción y participación de lo comunitario.- Esto es importante ponerlo en evidencia, porque el estado de las artes actuales aún no produjo el desenlace real de las formas históricas hasta aquí predominantes, Y desde los contextos de la producción y de la generación del valor económico como centralidad, el término Recursos Humanos aparece reemplazando, en las nuevas economías, pero de la misma forma utilitaria y de explotación de los que generan riquezas, como un eslabón mas en la cadena de las nuevas producciones de innovación para generar valor agregado en términos de ganancias empresarias o de emprendimientos económicos mercantilistas, de servicios o productivos.- Aunque las diferencias parecen meras especulaciones ideológicas, en las improntas de los procesos informáticos no es lo mismo la optimización coercitiva y engañosa a una participación que se hace creer democrática, pero en la práctica solo democratiza la intervención en la generación de plusvalía, pero no en su distribución y disfrute que sigue sujeta a las viejas dinámicas del salario, no como aceptación o negación ideológica, sino porque en una aparecerá como variable dependiente de los datos de generación de procesos económicos que tienen como objetivo final la obtención de lucro, y en los otros aparecerá, no como variable, sino como objeto de acción y destino de todo proceso que se apropie del individuo y de sus capacidades de generar conocimiento en dinámicas de comunicación e información. En un sistema, seguirá siendo un eslabón mas en las cadenas de agregado de valor económico y en la otra será al mismo tiempo actor y receptor de las dinámicas y procesos que modifiquen y den valor a los objetos (El hombre puesto en su correcta humanidad individual participando de forma voluntaria y creativa, de las dinámicas de generación de valor colectivo y los objetos como verdaderos objetos de consumo o insumos de producción o acción de servicios o dinámicas de gestión).- Para que se entienda mejor, no se trata de la adhesión a una ideología sino la ubicación real de el aporte real que el factor humano generé en la implementación de los procesos en TIC, sea elemento predominante de los procesos de entradas y salidas de un sistema informático o sea ubicado como una parte mas en igual posición y ubicación jerarquíca, que, por ejemplo, Costos de publicidad o inversión en tecnologías.- La ubicación en uno u otro contexto, si es una decisión ideológica, toda ves que el sistema que sostiene libertades individuales, para los individuos pero no en funciones colectivas, quedan presas de ser parte y no actores de sistemas que diseñan otros y para los cuales deben colocarse en el rol de eslabón y no de actor, de variable y no de generador principal de las dinámicas y procesos que se pretenden alentar. Queda claro entonces que lo ideológico determina la definición de direcciones y centralidad política, en los modelos de gestión que se vayan a dinamizar desde las TIC y no es menor la racionalización y puesta en valor de estas radicales diferencias.-

IV

En lo que respecta a las tecnologías propiamente dichas, podemos distinguir elementos relacionados con:

  1. Información Pública

Incluimos aspectos referidos a la transparencia administrativa y de los mecanismos de toma de decisiones, Información para estimular la participación ciudadana., información de la acción pública y de los conocimientos generados por esta para su utilización y re-utilización por parte de otros actores sociales, etc…

  1. Comunicación

En el caso de las comunicaciones, no solo asociada a la información pública sino a generar dinámicas de doble vía en términos de demanda-respuestas, participación-inclusión, estímulos-reacciones, etc… donde gestores y destinatarios de las gestiones asuman las responsabilidades y los derechos que les corresponde en dinámicas de doble vía, donde cada acción de la gestión genera una acción de la ciudadanía capaz no solo de convertirse en respuesta , sino en una nueva demanda por parte de la gestión hacia la ciudadanía, y así con cada una de las dinámicas mencionadas como ejemplo y las que se puedan agregar a medida que avancen las prácticas.- De esta forma se propician acciones inteligentes de ciudadanos y organizaciones ciudadanas que comienzan a perfilar , con sentido de trascendencia a las políticas de gestión pública, la conformación de redes de inteligencia ciudadanas en donde lo gestión publica constituye solo un elemento de la red. En esta dirección, y lo mencionaremos mas profundamente como aspecto final de las presentes reflexiones, nos situaremos en el plano de los territorios inteligentes como definición inclusiva de los conceptos políticos o de dinámicas económicas que definen ciudades digitales o inteligentes, para centrarnos en territorios inteligentes, donde la gestión política es uno de los actores dinámicos de las relaciones territoriales que establecen circulación libre de información y conocimiento para equilibrar dinámicamente las acciones de cada uno de los actores que se involucren en los procesos de su generación, utilización y distribución para la construcción de las nuevas sociedades del conocimiento como resultado superador de las actuales sociedades de la información.-

     3.- Gestión.

En lo que se refiere a las dinámicas de gestión propiamente dichas, nos referimos a los elementos que efectivamente ejecutan procesos de acción directa para la solución de problemas, prevención de estos, y adecuación de la organización de la administración pública de que se trata, en función de estas nuevas direcciones, para permitir respuestas rápidas y óptimas, gestiones eficientes que den soluciones reales, gestionen los riesgos y preparen respuestas adecuadas, optimicen recursos en las diferentes áreas de acción especifica y de nuevas formaciones organizativas que mejoren la calidad de los servicios que brinda una gestión pública.-

  1. Construcción ideológica y de universos simbólicos

La puesta en claro de los objetivos y de la visualización tanto de la función pública como del rol de la ciudadanía y la puesta en servicio de las facultades para que esta responsa y actué adecuadamente a las gestiones, dependerá de la conformación de las construcciones ideológicas y los universos simbólicos que cada gestión genere como orientación teórica y de atribuciones a priori de roles, funciones, responsabilidades y comportamientos. En el mismo sentido, las propuestas que surjan desde las orientaciones diferentes y distintas a las que orientan las gestiones prácticas desde donde se ejerce el poder público, como un contra-poder que controle y se muestre como alternativa de camino diferente, en el juego democrático de construcción del poder público.

Un ultimo aspecto que podemos señalar como resultado de las experiencias relevadas tienen que ver con nuevos modelos de percepción del rol de dirigente y del liderazgo. Con las mismas contradicciones que se expresan en las ambivalencias temporales de los modelos agotados que aún se sostienen y los nuevos aún no claramente definidos, repitiendo la misma lógica de los recursos humanos en cuanto a los objetivos para sostener los nuevos conceptos que sustentan estas tendencias, pero tornan igualmente valiosas toda práctica que sostiene dinámicas y construye procesos tendientes a optimizar la labor de lideres y gerentes o actores con alguna responsabilidad en la toma de decisiones y en las definiciones de políticas y acciones con modelos de trabajo grupal y de autoridad que auspician relaciones diferentes y promueven actividades motivacionales, transversales, participativas en la toma de decisiones y utilizan conocimientos relevantes y pertinentes para definir sus modelos de acción en torno a valiosos conceptos que proporcionan las neurociencias, las ciencias sociales en general, la psicología, la biología y todo otro conocimiento que permita obtener lo mejor de cada persona en procura de las metas colectivas y colaborativas diseñadas y puestas en práctica en una dinámica de gestión pública.-

Conclusiones

      A modo de conclusión, es fundamental comenzar a percibir que estas orientaciones deben ser tomadas como un esbozo muy preliminar de aproximación a las prácticas actuales, que generan resultados y procesos diferentes que merecen ser constantemente repensados desde las participaciones cada ves mas inclusivas de mayor numero de actores que organizados inteligentemente, se comprometan a participar en los diseños y las ejecuciones de políticas publicas y de dinámicas de gestión que alimenten el capital social de los entornos locales, como parte de las construcciones de identidades diversas en medio de la inmensidad de diversidades que ofrece la globalidad, para construir respuestas adecuadas a las necesidades de cada colectivo humano, y a la construcción de una nueva humanidad que respete las libertades individuales y de las sociedades de las que esos individuos forman parte, sabiendo que la libertad solo es verdadera libertad cuando todos y cada uno de los seres humanos de este planeta gocemos de plenas capacidades, conocimientos y oportunidades para elegir como queremos vivir y como queremos colectivamente transformar y transformarnos en medio de esas relaciones. Las libertades individuales plenamente defendidas y sostenidas son solo un primer paso para la construcción de sociedades libres que construyan en plena libertad las formas sociales que mejoren nuestra condición de vida y nuestro acceso responsable a disfrutar de los objetos y de las relaciones humanas de modos mas solidarios, participativos y que tiendan siempre al equilibrio entre los ambientes geográficos, culturales, religiosos, históricos y valorar lo propio como aporte a lo colectivo y lo autóctono como aporte a la global en un marco mas amplio que el de gestión de gobierno, aspirando a verdaderos territorios inteligentes.

     De las ciudades inteligentes como parte, a los territorios inteligentes como células de un sistema vivo diverso y multifacético que se construye a partir de idearios colectivos y practicas sociales, de sueños individuales y utopías comunes, que diferencian en partes un todo único, pero que le asigna valores propios capaz de equilibrar los otros variados valores propios en organizaciones complejas que establece sinergias entre lo local y lo nacional, al interior de sus divisiones sociales, étnicas, territoriales, de formas y objetos pasible de producciones, de culturas, de geografías y de estas en relaciones a otras naciones con las mismas particularidades diferentes en dimensiones reales y virtuales, como verdades simbióticas en contexto digital. Así percibidos los territorios inteligentes aparecen como partes de un sistema planetario inteligente que defiende la vida de todos y cada uno de sus actores y la sostiene en dinámicas que sostienen lo diverso y se fortalece en la búsqueda de equilibrios.-

 

Daniel Roberto Távora Mac Cormack

Octubre de 2011.-

Anuncios

Acerca de cyberduende

Andando utopías. Construyendo proyectos. Amando el camino de los intentos.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s