Contradicciones y dualidades.-


La raza humana y cada uno de los individuos que la componemos, hombres y mujeres  de este y otros tiempos, venimos conviviendo llenos de dualidades y contradicciones. Oposiciones lineales que nos separan y enfrentan por razas, sexo, ideologías, religiones, a partir de esa primera dicotomía, esencia de toda filosofía y religión, y objeto primero y ultimo de nuestros esfuerzos y desvelos por conocer y comprender. Por entender y dotar de sentido al acto inconciente de  respirar y estar vivos. Nacimiento y muerte de cada una de las individualidades, pero también de las construcciones colectivas, de las realidades socialmente establecidas, de los mitos y las razones, de las científicas verdades y de aquellas certezas no experimentales que sostienen nuestro andar  como humanos seres desde el principio de los tiempos que surgen como  concientes  en los laberintos de la historia.- 

A esta dicotomía primera de la vida y la muerte, le surge inmediata esa conciencia histórica del antes y el después, y esa necesidad humana de trascender a nuestro propio tiempo, a nuestro presente, a las limitadas visiones de lo porvenir, y a los encierros que nos impone el discurrir por el tiempo y los limitados horizontes a los que podemos acceder por nuestras pequeñas sensibilidades y capacidades sensoriales y motrices.- 

A cada verdad chiquita y cercana,  le crecen y alejan otras que nos fuerzan a vivir entre pasados y futuros, entre rededores concretos y entornos virtuales y alternos. Entre lo que creemos y que es y lo que imaginamos que será. La dualidad entre utopía y realidad. La ciencia como búsqueda de verdades y la ciencia como acto creativo de nuevas realidades.

No es casualidad que estos presentes nos confronten tan crudamente con estas contradicciones y dualidades. Con las potencialidades que los avances del conocimiento humano, de la técnica y la tecnología, nos ofrece como desarrollos posibles y deseables, en armónicos escenarios, donde los equilibrios entre producción sostenible y sustentable se adecuen a nuevas formas de consumo mas equilibradas y racionales, con realidades exactamente contrarias, con escenarios de extrema pobreza, destrucción ambiental, desarrollos desiguales, guerras, odios y violencias. Es así como convergen escenarios reales y virtuales que dibujan estas humanas contradicciones entre lo que imaginamos como futuro posible y lo que nos devuelve como realidad el presente.-

A la conciencia global, planetaria, universal, se le enfrenta la conciencia de lo real, de lo cotidiano, lo actual.-  A los aprendisajes de realidades mundiales, le surgen palpables todo aquello que de común tenemos en las vivencias concretas en las geografías que nos moldean y penetran. De las infantiles experiencias de barrios, calles y veredas, pueblos y campos, lagunas, ríos ,mares y tierras, llanos y montañas, playas soleadas o nieves eternas, que nos van dibujando sensibles a todo cuanto nos rodea y tomando conciencia de lo que igual y distinto a otros en otras realidades, igualmente modelan. Infinitas lenguas, culturas, sapiencias, formas de hacer y pensar, de sentir y crear, de hacer y parecer. Construcciones cotidianas de realidades diversas, que bajo este sol y esta luna, que aunque distintos estuvieron siempre, alumbrando y dando calor a la simple existencia. Al ser y estar de todos y cada uno de los que, como nosotros, van dejando arena en el camino, sal en la tierra, gotas de agua en los mares, sangre y sudor en los cotidianos esfuerzos, por construir mejores futuros, a partir de estos presentes nuestros.

Quizás sean estos y no otros tiempos, los exactos momentos para darnos cuenta que estas contradicciones y humanas dualidades, no son tales, son puro invento. Que no existo yo sin ellos, y sin nosotros, sin pueblo. Que no hay planeta sin un lugar concreto donde asentar nuestros pies y poner a descansar nuestros huesos. Quizás sea este el momento de que todo camino nos regrese a lo cierto, nos devuelva expertos al lugar de nuestro nacimiento. Nos detenga, sabios en algún lugar elegido, para terminar las pocas o muchas lunas y soles, que decida nuestro limitado tiempo. Solo así dualidades y contradicciones comenzarán a ser una sola verdad y un discurso coherente  que nos encuentre activos y concientes, entre la vida y la muerte.-

Anuncios

Acerca de cyberduende

Andando utopías. Construyendo proyectos. Amando el camino de los intentos.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s