La hora de los Pueblos.- Los tiempos de la diversidad.-


¡Ya no hay vuelta atrás! Los cambios, como arena entre los dedos, discurren a pesar de nuestros vanos intentos por contenerlos, darles alguna forma, limitarlos para entender, dominar  y no caer en el temor de los pasos hacia un futuro no sabido, no pensado, nuevo, sin propietarios y sin propiedades que nos impongan limites a las construcciones globales que en cada sitio, en cada geografía, en cada rinconcito de este inmenso planeta, sepamos construir y nos animemos a soñar y presentir.  Las fuerzas desatadas no pueden ser contenidas sino simplemente, acompañadas. Los totalitarismos despóticos del poder político, militar y económico, se desmoronan como castillos de naipes ante el mínimo roce, la mas tenue brisa que originan los pueblos que deciden hacerse cargo de sus destinos, cuándo pierden el miedo, que es el peor de los males y deciden salir a la cancha, aún sabiendo que el rival es infinitamente mas poderoso, pero que la voluntad es un arma invencible. y los pueblos con voluntades comunes son invencibles. ¡Ya nada volverá a ser como antes!, en ninguna parte del planeta, en ningún lugar del mundo. Las conciencias despiertan a horrores pasados y presentes, a masacres y mutilaciones sin sentido, a lo inútil que es matar, porque no es dejar de respirar un final sino un principio. El comienzo de volver al origen y renacer en cada muerto, en cada torturado, en cada victima de otro ser humano, tan distinto y tan igual.- Esta nueva conciencia planetaria esta creando y creándonos seres humanos mejores respetuosos de las libertades, las propias y de los otros, porque solo existe una libertad, aquella que permite a cada ser humano, a cada comunidad, a cada grupo y a cada Nación, ser como quieren ser y vivir la vida como quieran vivirla con el único limite que sugiere la posibilidad de vivir en armonía, en equilibrio con el todo y con todos. ¡El planeta ya no da para mas!, no puede resistir tanto ultraje, tanto vaciamiento, tanto despilfarro, tanta avaricia humana. ¡Los pueblos no dan mas!, cansados de militares y asesinos, de hambre y explotación, de unos pocos apropiándose de la vida y de la muerte de muchos otros. Es este siglo XXI, el tiempo de los pueblos, de las mujeres y hombres comunes que deciden que no quieren mas que unos pocos cuenten la historia, que exigen participación y nuevas formas de organización social que garanticen la dignidad de las personas, la vida de todos los seres humanos, el desarrollo con equilibrio ecológico, y con sociedades que trabajan y construyen futuros posibles de identidad y solidaridad. De justicia y verdadera democracia.- Acá en nuestra sufriente América Latina y en la tan lejana como cercana Bahrein, En Brasil y en Argentina, como en Egipto en Túnez, Grecia, España o Portugal.- Si algo tiene de bueno la tan mentada globalidad, es esta conciencia creciente de que somos uno, en medio de tanta diversidad.-

Anuncios

Acerca de cyberduende

Andando utopías. Construyendo proyectos. Amando el camino de los intentos.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s