Los límites a nuestro Progresismo./


A las verdades relativas siempre las acompañan ficciones consientes  o
inconsientes , símbolos que representan alguna imagen del mundo y de nuestra
ubicación en él, alguna postura moral no demasiado explícita, alguna filosofía
rudimentaria y anárquica, algún pedacito de mentira que nos ayuda a mantenernos
de pie a pesar de nuestras miserias y debilidades, de nuestras contradicciones y
nuestras incoherencias.-  A la verborragia y los discursos y a todo planteo de
interpretación personal y colectiva de hechos y sucesos, de personas y acciones,
de personajes y libretos, siempre le acompañan subjetividades y meta mensajes
que emergen casi invisibles desde lo que somos o pretendemos ser, de la imagen
que queremos que los otros vean y de como nos vemos a nosotros mismos.
Seguramente estas palabras tampoco escapan a todo esto, pero a riesgo de poner
en la luz lo que se encuentra oculto,  de hacer visible lo que se insinúa a la
sombra, hay otras invisibilidades, otras sombras que se pretenden mantener allí
desde alguna pretendida ubicación iluminada. Después de todo humanos somos  y
nuestros compromisos “progres” tienen sus limites y las defensas de los Derechos
humanos son sostenibles mientras los humanos que sufren la violación de sus
derechos no traspasen esos limites a nuestros postulados “progres”.  Buena parte
de la población, entre los que claramente me incluyo, apoyamos la mayoría de las
orientaciones del gobierno Nacional que hoy encabeza nuestra presidenta Cristina
Fernández, ante el lamentable fallecimiento de su marido y ex-presidente, Néstor
Kirtchner . Pero uno se encuentra con esas sombras que no son frutos de las
sutiles luchas internas al interior de cada persona o de los grupos e
instituciones que resuelven como, cuando y donde hacer o dejar de hacer. Avanzar
o detenerse en la construcción de una gestión de estado que recupera su rol
protagónico, perdido bajo las botas militares en los 70 y la consecución  en
democracia, de políticas de desmantelamiento y destrucción del estado, como
articulador político, mediador de clase y organismo institucional que regule las
relaciones de poder y mitigue los innobles “daños colaterales” que el
Capitalismo real produce, generando pobreza e indigencia. Tiene mas que ver con
esos limites a nuestro progresismo. Con los mínimos poderes antidemocráticos y
nada populares necesarios a la hora de demostrar que se tiene un poder factico
real, y que es, a su ves, el limite a imponer a los otros poderes. La represión
y asesinato de activistas tobas en el norte argentino son la muestra mas clara y
lamentable de esos limites al progresismo de  nuestro actual proceso histórico,
y la comprobación que se puede realizar que, del genocidio de la dictadura
reciente, felizmente encausada en la justicia y con represores, que aunque
tarde, son juzgados y encarcelados, hay genocidios anteriores sin resolver y
delitos de lesa humanidad que se cometen hoy, por esos genocidios históricamente
no resueltos.  Esto pone a la luz una paradójica lección: a quienes dicen o se
cansan de las luchas y reivindicaciones por los derechos humanos conculcados y
transgredidos en décadas recientes, pero también a nosotros mismos que las
sostenemos y defendemos, nos confrontan siglos anteriores de transgresiones  y
un genocidio mucho mayor no resuelto: El de las comunidades de descendientes
que habitaron estos territorios antes de la invasión mercantil y cristiana del
occidente europeo y que cuestiona toda una cosmovisión.  Formas diferentes de
entender lo humano y lo humano en relación a su existencia en el mundo y con los
otros, a su forma de entender la vida y entenderse como parte de un todo y no
poseedor de nada. Por esta fortísima convicción filosófica, estos grupos
transgreden esos limites que nuestros progresismos pueden defender, toda ves que
atentan con lo central de nuestras organizaciones capitalistas: La propiedad
privada de la tierra y de los medios de producción. Cuestionan la esencia misma
de nuestras convicciones mas profundas dado que toda nuestra  estructura social
se basa en las posesiones. Tener vivienda, salud, trabajo, dinero, riquezas.
Tener conciencia, conocimiento, sabiduría, técnica, tecnología. El tener
individual y social es el basamento mismo de nuestras formas de mirar, sentir y
pensar. De relacionarnos y sentirnos parte de un grupo, pero, y muy
exageradamente estimulado, nuestro sentirnos individuo, especial y único, en
medio de relaciones que, justamente por basarse en la tenencia, impide la
conciencia del ser, toda ves que la esencia es colectiva, común a todos,
independientemente de todo lo que podamos pensar como mío o nuestro.

Mas allá de pensar en el asesinato de dos personas, descendientes  de los
Antiguos Tobas que andaban por estas tierras (No las poseían), hacen algo mas de
5 siglos, como violación a los derechos humanos (¡ que lo son!), parte de un
genocidio que viene desde hace siglos perpetrándose (Siendo el genocidio mas
terrible, cruento y prolongado del que puede dar cuenta la historia de la
humanidad, por el numero de victimas, que hoy aumenta, y por la cantidad de
culturas y naciones sojuzgadas y sumidas en la miseria y la esclavitud), habría
que pensar en el asesinato de quienes rara ves entran en nuestros discursos
progresistas, no en las muertes obvias de los buenos por los malos (¡Que también
lo son!) , o de los que con arcos y flechas o piedras y gomeras se enfrentan al
poder de los carros de asalto y las balas de plomo y perdigones, a las metrallas
y los fusiles (De la que también son parte), sino de la muerte de dos personas
que confrontan nuestras posturas progresistas toda ves que ya no nos
distinguimos tan claramente  de los asesinos, cuando de defender la propiedad
privada se trata. – Quizá tenga mas que ver con las razones por las que Caín,
mató a Abel, las causas mas profundas que generan violencia entre humanos y que
tiene que ver con enfrentarnos a la dualidad de lo que somos y lo que poseemos.
En este terreno no hay progresismo que valga, solo la eterna lucha de la Vida
contra la Muerte./

Anuncios

Acerca de cyberduende

Andando utopías. Construyendo proyectos. Amando el camino de los intentos.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s