¿MEMORIA O JUSTICIA?


     En un articulo que acabo de leer, escrito por el periodista Ernesto Tenembaum (http://www.elargentino.com/nota-107562-Los-enemigos.html), en la publicacion digital de Revista Veintitres (Supuestamente, integrante de un grupo Oficialista, Kirtchnerista, K o como quiera que se lo llame) donde realiza una critica negativa en respuesta a las criticas negativas, que desde otros medios y periodistas afines al gobierno han expresado en relación a las declaraciones públicas realizadas por otro periodista: Jorge Lanata y un intelectual y escritor: Martin Caparrós acerca del manejo del tema de los Derechos Humanos por parte del Gobierno Nacional. Y dado mi convencimiento de que lejos de ser un tema del pasado, y no porque el gobierno lo esgrima como una de sus políticas de estado mas activa, sino por un cumulo de razones que van mas allá de la posición de un gobierno en particular, y que tienen que ver con la convicción de que aún hoy, en este presente, se están jugando los mismos valores y las mismas disputas que en aquellos años generaron los capítulos mas oscuros de nuestra historia reciente, no pude menos que escribir estas ideas a modo de contestación (Aunque Ernesto nunca se entere).-

     En uno de sus parrafos, Ernesto Tenembaum sostiene: “Se trata de una discusión apasionada y, por momentos, apasionante. ¿Cómo se recuerda una etapa trágica? ¿Cuánto se la recuerda? ¿Quién tiene derecho y quién no a recriminar a otros? ¿Cómo hay que reaccionar ante sus intentos de reescritura por parte de un gobierno?” En primer lugar objetaré lo obvio: NO SE TRATA DE UNA DISCUSION SOBRE UN TEMA DEL PASADO, se trata de un debate que comienza en el pasado y que aún hoy es presente:

  1. Porque todavía hay juicios y causas judiciales abiertas (Porque se negaron y encubrieron durante casi todos los años posteriores al advenimiento de la democracia, datos, archivos secretos, informes militares y leyes que obstaculizaban e impedían la acción de la justicia democrática)
  2. Porque todavía hay nietos sin encontrar y tumbas vacías.
  3. Porque si no hablamos de la dictadura, no podríamos confrontar los modelos económicos que se impusieron  desde un par de años antes al golpe militar, pero que necesitaron de esta para su profundización sin oposición y sin debate.-
  4. Porque si no hablamos de la dictadura, seguiríamos hablando de los temas que nos imponen desde hace años, Clarín y La Nación, y no hubiese surgido el debate por el poder de la palabra y la posibilidad  de su socialización.
  5. Porque si no hablamos de la dictadura, no se podría entender este presente que muestra a un pueblo despertando de su siesta (Provocada e inducida por quienes, desde esa misma dictadura, acallaron a fuerza de fusiles y temores las voces del pueblo y la de una militancia joven y no tanto, que equivocada o no con métodos correctos o no, imaginaban otra Argentina), ganando las calles y expresando su alegría y sus deseos de vivir en otro tipo de sociedad.
  6. Porque sin pasado, no hay futuro, y el presente no es fruto de la nada, sino resultado de las confrontaciones resueltas y no resueltas del ayer que buscan su proyección en el mañana.-

     Como argumento en defensa de los dichos por Jorge Lanata y Martin Caparros, Ernesto Tenembaum expresa: “Así suele suceder con las ideas; sobre todo cuando son pronunciadas por personas con una trayectoria difícil de cuestionar en el tema que abordan. Molestan. Hacen pensar. Irritan. Movilizan.” Me preguntaba si esta misma frase la aplicaría a los dichos que pronunció el nieto 102 recuperado hace unas pocas semanas atrás por la infatigable lucha de las Abuelas, y me preguntaba si estos mismos argumentos que hoy esgrimen los opositores al gobierno lo hubieran asumido como propios las organizaciones que desde 1976 vienen bregando por lo que recién hoy comienza a ser presente. La verdad es que este presente no existiría y seguiríamos en el mismo sitio que en el 2000: Ley de Obediencia Debida y Punto Final vigentes (Es decir, sin juicios), Torturadores y represores libres y hasta ocupando bancas en diputados y en el senado, y medios de comunicación con el poder de decidir cuales son los temas que le importan a los argentinos y cuales no, de acuerdo a sus intereses corporativos, y al de sus socios políticos y económicos.-

     Otro aspecto que me parece importante resaltar del articulo en cuestión,  tiene que ver con sus expresiones en cuanto a que se reemplaza el debate de las ideas por el agravio y la calumnia hacia quienes expresan públicamente, tal o cual idea. Y ,dando cierto grado de acuerdo a estas expresiones, sin embrago, no puedo dejar de remarcar un par de cuestiones: en todo caso el agravio personal y la calumnia no es una herramienta utilizada únicamente por la  “ofensiva oficialista”, toda ves que desde los medios opositores y los políticos opositores se utilizan los mismos argumentos de descalificación del otro, para generar algún tipo de adhesión a lo propio, lo que no justifica este tipo de acciones. En todo caso, esto no es nuevo, lo novedoso es que se lo hace desde una posición que antes no reaccionaba o sus reacciones no tenían la “audiencia” ni el peso que hoy tienen. ¿Quien hablaba de canal 7 hace 5 años atrás?,¿Que programa generaba respuestas en los otros medios, desde algún medio del estado nacional, antes de que se pusiera en agenda el tema de la Ley de Medios, y se hiciera visible, la cuestión del poder de la palabra? La otra cuestión, en referencia a esto tiene que ver con otra obviedad: no existen idea que hacen, quienes hacen son los hombres con ideas, por lo tanto es lógico y así debe asumirse y debemos ser consientes de esto, en nuestras ideas nos jugamos como personas, nos mostramos como individuos y nuestras actuaciones buenas y correctas del pasado no nos eximen de las responsabilidades y exigencias del presente. Porque ayer luchamos por los Derechos Humanos, y hoy esos derechos nos parecen desactualizados y que no tienen que ver con el presente, puedo declarar la lucha por terminada, por el solo hecho de que me canse del tema, crea que haya otros mas urgentes o me hayan comprado (y yo me haya vendido) a esos intereses contra los que me enfrentaba.- Estas posiciones, y es lógico y adhiero a que así sea, no pueden menos que ser tildadas de traidoras por quienes siguen esas luchas desde siempre, y por quienes encontraron hoy, en ese pasado, las explicaciones a muchas de las situaciones que, como Nación, vivimos en el presente.-

      Gracias a Dios, y al pueblo que de a poco se despierta de su siesta, estos temas del presente, están mas presentes que hace 10 años, y se siguen buscando y encontrando nietos, y siguen los juicios buscando verdadera justicia, y cerrando heridas para construir futuros donde el NUNCA MAS, no solo memoria, sino presente, sea uno de los pilares sobre los que se sostenga esta argentina nueva que está surgiendo.-

Anuncios

Acerca de cyberduende

Andando utopías. Construyendo proyectos. Amando el camino de los intentos.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s